Noticias

Crisis bancaria internacional ¿nos afecta?

Por: Patricio Quintanilla

La semana se presentó una señal de alarma en el sistema bancario de Estados Unidos, ante la quiebra del Silicon Valley Bank, un banco local en la ciudad del mismo nombre, en la cual están localizadas las principales empresas de tecnología.

Silicon Valley Bank

Silicon Valley es una zona localizada en el estado de California, con una población de aproximadamente 120,000 habitantes y 16,000 empresas registradas en el municipio de este nombre, principalmente relacionadas con tecnología, incluyendo a grandes compañías de reconocimiento mundial.

Este boom se inició a mediados del siglo XX por iniciativa de un profesor de la Universidad de Stanford, como una zona de ampliación de su campus, para el desarrollo de tecnología e innovación, convenciendo a dos jóvenes graduados William Hewlett y David Packard, conformando la conocidísima empresa HP, de presencia mundial. Con el tiempo se concentran muchas otras de la misma rama de negocios.

El Silicon Valley Bank se constituye en el año 1983 para apoyar financieramente a emprendedores de este rubro, con una alta tasa de crecimiento, tanto en captaciones como en colocaciones; sin embargo al cierre del ejercicio 2022, tuvo importantes pérdidas, a lo que se sumó el retiro de depósitos por requerimiento de sus clientes, para financiar operaciones, situación que se complica aún más por despidos masivos de personal de las grandes empresas.

En la segunda semana de este mes, deciden vender acciones y la cotización cae 62%, creando pánico financiero y provocando una “corrida” de depósitos; es el primer banco grande que cae desde la crisis del 2008.

Consecuencias

Han caído las cotizaciones bursátiles de los bancos en los diferentes mercados, tanto en Estados Unidos como en el extranjero y el impacto inmediato ha sido en el Signature Bank, localizado en Nueva York y con 38 oficinas en esa ciudad, y el 12 de marzo fue cerrado por la autoridad, equivalente a nuestra Superintendencia de Banca y Seguros, lo que agravó la desconfianza en el sistema.

Otro afectado fue el First Republic Bank, por un problema similar, pero para evitar su caída, un grupo de 11 bancos de primer orden depositaron 30 mil millones de dólares, que tal vez no sea suficiente.

Esta situación llega a Europa y es así que el antiguo banco Credit Suisse fundado en 1856, entró en una crisis sin salida; el domingo pasado, la Unión de Bancos Suizos (UBS) la mayor institución financiera de ese país, decidió comprarlo y, de esa manera, solucionar el problema.

Conclusiones

Como siempre ha sucedido, la causa es el mal manejo del riesgo, por percibir alta rentabilidad y poca o ninguna supervisión de las autoridades.

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), se han tomado decisiones rápidas, pero aún persiste un riesgo alto de una crisis bancaria en Estados Unidos.

Lecciones prácticas para todas las personas; recordar que mayor rentabilidad es consecuencia de un mayor riesgo y que se debe diversificar, por decirlo coloquialmente, “no poner todos los huevos en la misma canasta”.

No es de esperar que el problema llegue a las instituciones financieras formales del Perú, por tener una estrecha supervisión, que evita este riesgo.

 

Fuente: Diario La República

< Volver

< Ver todas las noticias